Terra Bienestar femenino




Noticias
Punto A
 
El nuevo punto del placer femenino
 
Karen Uribarri Guzmán
 
La sexología cada día investiga más y más acerca del cuerpo de la mujer y cómo lograr llevar al máximo su disfrute. Y así ha ido descubriendo el infinito erotismo de su piel. Primero fue el punto G, luego el novedoso U y ahora es el A. Síguele la pista e invita a tu pareja a encontrarlo.

Getty Images/Terra
El Punto A está ubicado en la misma pared vaginal pero más atrás, a medio camino entre el Punto G y el cuello de la vagina.
Hace algunos años el antropólogo inglés Desmond Morris, sorprendió al mundo con un nuevo descubrimiento en sexualidad, el que publicó en su libro "La mujer desnuda". Allí escribía que, además de los dos puntos erógenos llamado G y U (éste último ubicado en el exterior de los genitales), se añadía otro más, el A, el segundo dentro de la vagina.

El primero, el G

El punto de Gräfenberg (punto G) es una zona sensible que se percibe a través de la pared anterior o superior de la vagina. Los investigadores sexuales Dr. John Perry y Dra. Beverly Whipple la denominaron Punto G (G Spot), después que el médico alemán Dr. Ernst Gräfenberg la describiera en el año 1950.

Según Beverly Whipple, "el punto G puede sentirse a través de la vagina a mitad de camino entre la parte posterior del hueso púbico y el cuello del útero, y se detecta como una pequeña protuberancia que se hincha mientras es estimulada. Al principio, cuando se lo toca, muchas mujeres dicen que sienten como la necesidad de orinar, a pesar de que la vejiga está vacía. Después de 2 a 10 segundos de estimulación la reacción inicial se reemplaza, en algunas mujeres, por una fuerte y distinta sensación de placer sexual", explica en uno de sus textos la licenciada Diana Resnicoff, añadiendo: "Hay mujeres que experimentan un orgasmo por la estimulación de esta zona y algunas expulsan un líquido proveniente de la uretra cuando experimentan este tipo de orgasmo. El fluido emitido tiene aspecto lechoso: no es semen ni orina, no tiene olor, sabor ni mancha".

Para estimular el punto "G" es necesario que apoye el dedo suavemente y lo mueva de una forma rítmica, modificando el ritmo según el resultado obtenido. Para un mayor placer de la mujer puede estimular también el clítoris. Este tipo de caricia requiere de mucho tacto. El hombre puede aumentar o reducir la presión y con ello hacer variar el grado de excitación de su pareja. Por cuestiones de higiene se recomienda que para efectuar este tipo de caricias las manos estén completamente limpias, las uñas bien cortadas y limpias, y no estaría de más utilizar un poco de crema o aceite lubricante para que resulte más suave.

El bendito punto A

Si bien el punto A o punto AFE (Anterior Fornix Erotic Zone) se descubrió hace 10 años atrás, durante una experimentación por parte de científicos asiáticos sobre la sequedad vaginal, recién hoy comienza a sonar en el mundo de la sexología.

El estudio de estos asiáticos afirmaba que el 95% de las mujeres se excitaban al estimularles esta zona y que incluso varias de estas féminas llegaron a obtener su primer orgasmo o el más intenso, cuando exploraron el punto A.

"Estudios realizados posteriormente dieron como resultado que sobre 193 mujeres, la estimulación del punto A les causó a 182 de ellas un placer muy intenso. Estaría ubicado en la misma pared vaginal pero más atrás, a medio camino entre el Punto G y el cuello de la vagina. De acuerdo con un grupo de investigadores la estimulación del Punto A produciría: mayor, más rápida y prolongada lubricación; mayor excitación, y múltiples orgasmos", dice la licenciada Resnicoff.

¿Cómo llegar ahí?

Según las investigaciones, para llegar al punto A, las mejores posiciones que favorecerían su estimulación durante la penetración serían:

* La mujer boca abajo y el varón detrás suyo.

* La mujer sentada en el borde de la cama y él arrodillado delante.

* La mujer en la llamada posición "del perrito".

Todas estas zonas descubiertas en las mujeres, son posibles áreas de placer tan valederas como lo son otras existentes en todo su cuerpo. Pero insisto, si la mujer detecta, en la vagina, una zona con mayor sensibilidad erógena, bienvenida sea. Si ve salir una emisión profusa durante el clímax no se tiene que inquietar, sino disfrutarla, pero nunca debería sentirse en falta por no encontrar el punto G o A.

En este intento por suponer que las mujeres necesitamos más y más puntos de placer para alcanzar el orgasmo, se habla también del Punto U y del casi inaccesible Punto K. Este último fue descubierto por la americana Barbara Keesling en 1998, y quedaría en la zona final de la vagina, casi llegando al cuello del útero. Debido a que en la mayoría de los casos es casi inaccesible, no ahondaremos en ella, pues sólo queda en una utopía. No así el punto A, que si se descubre, puede llevarte al clímax más pronto que tarde.

*Fuente: De los escritos de la Lic. Diana Resnicoff para el Dr. Ezequiel López Peralta.


 
Terra Chile
Más info
Preguntas frecuentes del SPM
El síndrome premestrual, eterno enemigo de las mujeres
El líder Manchester United afronta la jornada "tocado" por las bajas
Totalmente libre de vellos